julio 31, 2009

La Mirada Cercana... Julia Crespo (Sawabona)
























Puntillas, láminas de fieltro lisas y estampadas, botones de mil colores, formas y tamaños, bobinas y carretes de hilo desperdigados un poco por aquí y por allá, cintas de raso de diferentes anchos y tonalidades, todo ello acompañado de tantas telas diferentes que apenas se puede ver nada más. Entrar en el taller de Julia Crespo (Sawabona y Pon fieltro en tu vida) es como sumergirse en un costurero de dimensiones titánicas en el que tan pronto te pichas con alguna aguja o alfiler como te encuentras la hermosa carita de una Sawa o una Arusi —las piezas estrella de Julia— lista para lucir en cualquier solapa. Hace cinco años que Julia vive en su "costurero" particular, un universo de creatividad en muy pocos metros cuadrados. Cinco años alumbrando pequeñas joyas desde un rinconcito de Cuenca.

—¿Cuándo y por qué empezó con el diseño de complementos?
—Realmente hace mucho tiempo de eso, empecé hará unos cinco años o más, haciendo collares y pendientes con abalorios. Sacaba los diseños de las revistas y luego los regalaba entre familia y amigos. Luego descubrí el fieltro y empecé probando con cosas sencillitas. Un tiempo más tarde, de la necesidad surgió el crear el blog y venderlos. Y ahora la necesidad es estar en la bloggosfera... (risas).

—¿Qué diferencia hay entre una Sawa y una Arusi?
—La diferencia realmente es el diseño. Las Arusis fueron las primeras en nacer. Siempre he dicho que me recuerdan a las galletas de navidad. Sin embargo, las Sawas tienen un diseño más trabajado, más redondeado, y es más fácil de trabajar, con lo cual me permite más variedad de diseños. Ellas nacieron de mejorar todos los problemas de las Arusis. Las dos gustan por igual, pero mis favoritas son las Sawas sin duda. Mi hermano pequeño, por ejemplo, se queja de que las Sawas no tienen boca, y no le gustan.

—Camisetas, diademas, chapas, broches... ¿con cuál se quedaría? ¿Qué complemento le gustaría diseñar y aún no lo ha hecho?
—Uff!!! Me quedo con todos, no podría elegir un solo complemento, es más, seguro que añadiría alguno. Me gustaría también diseñar bolsos y tocados, ya he hecho unos cuantos, pero siempre para mí. No descarto mas cosas.

—Asiste a numerosas ferias, mercadillos y eventos de este tipo. ¿Compra más que vende o se resiste a la tentación?
—(Risas) Es cierto, es muy complicado resistirse a la tentación. Sí que soy de las que compra, independientemente de lo que venda. También hago muchos "intercambios" con algunas de ellas, pero sí, es una ruina. Pero vender, sí que se vende.

—Acaba de sacar al primo de Sawa. ¿Cómo es diseñar un muñeco masculino?
—Es mucho más complicado de diseñar que uno femenino, pero mucha gente me pedía ya la versión masculina. No creo tampoco que sean muy masculinos en el sentido estricto. Yo los definiría más como "graciosos", o por lo menos eso es lo que pretendo. Habrá muchos hombres que no se atrevan a llevarlos pero... había que seguir la misma línea.

—Antes de plasmar un diseño en fieltro, ¿lo dibuja? ¿Qué significa la ilustración para usted?
—Claro que lo dibujo, mal pero lo dibujo. Sin patrones estamos todos perdidos. Pienso que la ilustración es la base del diseño en general. Es como la danza clásica al resto de los bailes, no puede existir una cosa sin la otra.

—Además de en internet, podemos encontrar sus creaciones en tiendas de renombre como Fushioko. ¿Cómo es ese momento en el que le dicen... "quiero tus creaciones en mi tienda"? ¿Dónde más le gustaría que estuvieran?
—Con Gema (Fushioko), fue muy curioso. Nos conocimos en Aranjuez, en el Space Craft, y nada mas verme me dijo: "Me encantan tus muñecas. Las quiero en mi tienda... tenemos que hablar. Soy Gema, la dueña de Fushioko..." Así directamente. Me encantaba la idea de estar presente allí. Te llena de orgullo que quieran contar con tus cosas. Tengo varios puntos de venta pendientes de concretar cosas, espero que salga todo bien. Varias tiendas han contactado conmigo para tener mis cosas, no se llega a un acuerdo con todo el mundo, pero tanto el que compra "handmade" como el que lo vende, tiene que apreciar la diferencia y muchas veces los vendedores no entienden esto. Por eso me gustaría la presencia en tiendas que sean especializadas, hay muchas en las que me gustaría estar, pero no quiero nombrar ninguna.

—Las Sawas tienen un aire retro en su estilismo. ¿Le gusta lo vintage? ¿Cómo definiría su estilo personal?
—Me gusta lo diferente, los colores llamativos, los vestidos, los zapatos de colores —tengo verdes, morados, amarillos, rojos, grises...—, los complementos... Quizá sí un aire retro, tipo "Lolita". Pero no sabría definir mi estilo... me gustan tantas cosas... Me pongo lo que me gusta, no sigo ninguna tendencia en especial, no me fijo si se lleva o no. Me dan igual los guiones de la moda.

—El nombre de uno de sus blogs alude a un saludo respetuoso del sur de África. ¿Alguna vez ha viajado al continente negro? ¿Le gustaría hacerlo? ¿Tiene algún diseño que recuerde a África?
—¡Ya me gustaría a mi haber estado en África! La verdad es que viajaría por todo el mundo, me siento muy atraída por muchas culturas. Tengo pendiente un viaje a Marruecos y otro a Venecia. Espero que sea el principio de muchos más... Londres, Roma, India, Argentina, Tailandia... Que el saludo fuera africano, es simplemente porque me gustó el concepto.

—Su otro blog asegura que hay que poner fieltro en la vida. ¿Es el fieltro su material favorito para trabajar? ¿Ha experimentado con otros?
—Precisamente, por esto creé Sawabona. Toco muchos palos, no sólo me gusta el fieltro, sino que quiero hacer más cosas. Ya antes había trabajado con abalorios, con fimo, con telas... y muchas cosas más. Me encantan las telas, tengo una colección increíble de telas, cintas, puntillas, botones, lentejuelas... Es entrar a una mercería y me vuelvo loca con todo. Ahora también estoy más volcada con el diseño grafico. Pero en su momento empecé mi andadura con el fieltro y hay que poner fieltro en la vida de todos pero... ¡no sólo de fieltro puedo vivir!.

Biopic

Esta conquense de 25 años lleva el último lustro dedicada al diseño de complementos, algo que compagina con un trabajo muy ligado al medio ambiente y al mundo forestal. Amable y pacífica, a Julia le encantan "la tranquilidad y el espíritu de esta ciudad", una ciudad enclavada en mitad de dos hoces que le dan a ella y a sus habitantes ese aire de tierra mítica que es fértil tierra para la creación en todas sus facetas.

El romanticismo del verdor de las hoces y de los cauces del Júcar y del Huécar se transmite a unas delicadas creaciones llenas de encanto y de color, con un toque retro, que se asemejan a ramos de flores sobre la hierba. El color es parte fundamental en la vida de Julia, no en vano le gustan los complementos coloridos, y aunque asegura lucirlos muy a menudo, no fue hasta hace poco que comenzó a llevar sus propias creaciones, ya que hasta entonces "los llevaba siempre de otras artesanas, hasta hace poco no me había agenciado nada mío".

Como buena Libra, Julia se define como presumida y asegura que le chiflan los espejos: "En cuanto veo uno, me miro". Lo que también le pierde es desayunar café muy dulce con tostadas de tomate, la serie de televisión Bones y las canciones de Andrés Calamaro, Fito & Fitipaldis o Amaral —"escucho de todo un poco, pero casi todo pop-rock" confiesa. Si quieren conocer un poco más sobre ella, han de saber que pueden encontrar cosas interesantes escuchando las canciones "Estadio Azteca de Marcelo Scornik y Andrés Calamaro, o Media Verónica, o Paloma, también de Andrés Calamaro", dice Julia, ya que son temas con los que se siente identificada.

Respetuosa tanto con el medio ambiente como con las personas, eligió para el segundo de sus blogs un saludo africano que demuestra precisamente eso, respeto. Ella asegura sentir respeto y admiración "por mi madre, por su manera de enfrentarse a la vida, ante las adversidades. Tiene mucho valor. Esta es una historia muy larga..."

Si la buscan en vacaciones, es más fácil encontrarla en la montaña que en el mar, aunque ya puestos lo que a ella le tira son las tierras del norte, que tienen ambas cosas. Eso sí, quizá les costaría un poco encontrarla o tendrían que recorrer muchos lugares antes de dar con ella, ya que Julia sueña con una vuelta al mundo sin billete de regreso. En su maleta no faltaría una muñequita vestida de look ibicenco que es su creación favorita, así como quizá tampoco algún muñeco de Playmobil que le hiciera recordar su niñez, cuando lo que más le gustaba era jugar con los playmobil de su hermano y montar auténticas ciudades.

Sea donde sea que la encuentren, a Julia le acompaña siempre esa magia mezcla de la que tenía Audrey Tatoo en Amélie, su película favorita, y mezcla de la que da la tierra que la ha visto nacer y crecer desarrollando su arte. Ella, que es de las que se apuntan a un bombardeo sin que le insistan mucho, se apuntó hace ya un tiempo a esto de crear y se ha hecho un cómodo hueco a base de arte y trabajo. Y es que además de ser preciosos, sus complementos transmiten alegría y buenas vibraciones. Las mismas que desprende ella.



11 comentarios:

Julia dijo...

Berta, eres increible, me has hecho hasta llorar... No me puedo sertir mas identificada con tu entrevista. Tienes un don (y no precisamente el de ver gruas...), captas la esencia de las personas y la transformas en palabras.

Serendipity dijo...

Que preciosidad Berta, ya te digo julia estoy contigo a mi también me hizo llorar de emoción, esta entrevista es preciosa, que bien ya sabemos mas cosas sobre ti como bien dices te saco tu esencia para darla a conocer entre nosotras, felicidades a las dos.

Estibalitz Diaz de Durana dijo...

como siempre un gusto conocer mas de las compañeras de la blogosfera y hacerlo de esta forma tan especial y profesional como son tus entrevistas, un abrazo para las dos !
Estibalitz

Anónimo dijo...

yo como amigo de julia estoy totalmenete de acuerdo con tu entrevista y es q personas como ella hay muy pocas en el camino de cada uno.rú

Anacleta Coqueta dijo...

Bravo, Berta, una vez más nos hipnotizas con tus palabras.

El trabajo de Julia me gusta mucho, aún no he conocido a una Julia mala ;)

Besote para las dos

Carmencita y sus cosas dijo...

Ha quedado genial!

Besitos Carmen

merchina dijo...

Pedazo entrevista.jo.. que bonita!!!

caroladas dijo...

Preciosa entrevista. Pura poesia, sencillez, naturalidad, cercania. Exquisita.

El osito con zapatos nuevos dijo...

Me encanta!!! muchas felicidades a las dos

La Pintoreta dijo...

No comocía tus relatos pero me ha gustado mucho en la forma que tus palabras describen y llegan, simplemente allí dónde vive el sentimento.Enhorabuena.

Coccinelle dijo...

¡Hola Berta! Fíjate que otra vez vuelve a pasar tiempo...Ya de una vez estoy decidida a enviar lo prometido. En esta semana sin falta, que lo tengo todo preparado y ya metido en el sobre y no lo quiero dejar más tiempo fermentando en el armario.
Tus entrevistas son preciosas.
Un beso muy grandote y mis más sinceras disculpas ante la recurrente dejadez.

Páginas vistas en total